DÓNDE ACTUAMOS | EL CÁNCER EN LOS NIÑOS

Cáncer Infantil

La expresión «cáncer infantil» se refiere a todos los tipos de cáncer que padecen los niños hasta los 14 años.

Se calcula que más de 160.000 niños en todo el mundo son diagnosticados de cáncer cada año y esta cifra podría ser considerablemente superior. Los datos sobre la incidencia del cáncer infantil en los países desarrollados son en su mayoría imprecisos. Son necesarios más registros de cáncer por población para determinar el número real de niños que padecen cáncer.

El 80% de los pacientes infantiles de cáncer viven en los países en desarrollo, y esta proporción crecerá a medida que se eliminen las enfermedades infecciosas.

En los países desarrollados, tres de cada cuatro niños con cáncer sobreviven al menos cinco años después de ser diagnosticados. En los países en desarrollo, más de la mitad de los niños diagnosticados con cáncer tiene probabilidades de morir. La detección tardía y el acceso limitado a terapias eficaces contra el cáncer tienen como consecuencia que sólo un pequeño porcentaje de pacientes reciba el tratamiento médico necesario para salvar su vida.

Datos del cáncer infantil en España

• El cáncer es una enfermedad relativamente infrecuente en la infancia y en la adolescencia. Aún así, el cáncer es la segunda causa de mortalidad infantil, después de los accidentes, en nuestro país.
• En el momento actual tanto la incidencia como la prevalencia del cáncer en la edad infantil, está en ascenso, probablemente debido a un mejor y más precoz diagnóstico, así como a los tratamientos utilizados que han disminuido la mortalidad por cáncer en estas edades.
• En España se diagnostican aproximadamente 850 casos nuevos cada año. A éstos se añaden otros 500 casos nuevos anuales en edades entre 15 y 19 años. Esto supone una incidencia de un nuevo caso de cáncer por cada 7.000 niños menores de 15 años de edad cada año.
• Los más frecuentes son las leucemias, seguidos de los tumores del sistema nervioso, linfomas, tumores óseos y sarcomas. Estos tumores suponen el 80% de todos los casos.
• Durante las últimas décadas, los avances en las técnicas diagnósticas y en los tratamientos del cáncer infantil han aumentado, de forma espectacular, la supervivencia de estos niños, pasando desde el 52,5% a principios de la década de 1980 a mas del 73% a finales del siglo XX. Esto hace que hoy en día, en nuestro país, la curación de muchos de los niños enfermos de cáncer sea cada vez más un hecho habitual.
• Estos datos de España son similares a los valores de Europa, según el Registro Nacional de Tumores Infantiles

Tipos frecuentes de cáncer infantil

Leucemia
La leucemia es una enfermedad de las células de la sangre y representa casi un tercio de todos los cánceres pediátricos en Europa, América y Asia Oriental.
El tipo más frecuente de cáncer en los niños es la leucemia linfoblástica aguda, que afecta a las células de la médula ósea que producen linfocitos. Éste es el tipo de cáncer infantil con mayor incidencia en la población de raza caucásica.

Linfomas
Los linfomas son tumores de los tejidos linfáticos y constituyen el tercer tipo más frecuente de cáncer infantil en los países desarrollados, siendo también padecidos por algunos niños de África y Oceanía.
El linfoma de Hodgkin es más frecuente en los países desarrollados, mientras que el linfoma de Burkitt, al que se asocia con la malaria y la infección por el virus de Epstein-Barr, es responsable de la mitad de los linfomas infantiles en los países africanos.

Tumores del sistema nervioso central
Estos tumores aparecen en el cerebro y en la espina dorsal, y constituyen el segundo tipo de cáncer infantil más frecuente en los países desarrollados. En muchos países en desarrollo la detección de estos tumores es mucho más baja, debido parcialmente a la falta de técnicas avanzadas de diagnóstico.
Neuroblastoma
El neuroblastoma es una enfermedad maligna del tejido nervioso simpático, que se origina en la médula suprarrenal o en otros sitios.
Este tipo de cáncer es muy frecuente en lactantes y niños pequeños en los países desarrollados.

Retinoblastoma
El retinoblastoma es el cáncer de la retina, que es el tejido nervioso del ojo. Es hereditario en aproximadamente la mitad de los casos.
Su incidencia alcanza el punto álgido en el primer año de vida y es extremadamente inusual en niños a partir de los diez años.
En Europa, Norteamérica y Australia hasta un 4% de los tumores infantiles son retinoblastomas. En la población africana, este tipo de cáncer puede representar el 10-15% de todos los casos.

Cáncer de riñón
El tipo más frecuente de cáncer de riñón en la infancia es el tumor de Wilms (95%), que se presenta mayoritariamente en niños menores de cinco años.
En la mayor parte de la población europea, australiana y americana de raza caucásica, el tumor de Wilms representa un 6% de todos los cánceres diagnosticados en niños. Por el contrario, en la población negra de Norteamérica y en África, su proporción se sitúa en torno al 10%.

Tumores del sistema nervioso central
Estos tumores aparecen en el cerebro y en la espina dorsal, y constituyen el segundo tipo de cáncer infantil más frecuente en los países desarrollados. En muchos países en desarrollo la detección de estos tumores es mucho más baja, debido parcialmente a la falta de técnicas avanzadas de diagnóstico.

Tumores óseos
Los tumores óseos aparecen en varios tipos de células de tejido óseo y entre ellos están el osteosarcoma (50%), el condrosarcoma y el sarcoma de Ewing (35%). Representan aproximadamente el 3-5% de los cánceres pediátricos.
La incidencia del osteosarcoma y del sarcoma de Ewing varía de unos grupos étnicos a otros.

Sarcomas de tejidos blandos
El rabdomiosarcoma es un cáncer que se forma en las células que normalmente desarrollan los músculos estriados del cuerpo. Es un sarcoma de tejidos blancos característico de la infancia, pues en dos tercios de todos los casos se forma antes de los diez años.
El sarcoma de Kaposi es causado por el virus del herpes, en el que las células cancerosas y los vasos sanguíneos anormalmente dilatados forman lesiones sólidas en el tejido conectivo. Desde principios de los años ochenta, se ha incrementado dramáticamente la incidencia de una forma virulenta del sarcoma de Kaposi en los países africanos afectados por la epidemia de VIH/SIDA.
El sarcoma de Kaposi puede representar la mitad de todos los cánceres infantiles en estos países, con alrededor de 70 nuevos casos al año por cada millón de niños. Este tumor es poco frecuente en otras poblaciones.

El reconocimiento de los síntomas puede salvar la vida de un niño No sólo son los tipos de cáncer en la población infantil distintos a los de la población adulta, sino también son distintas las tasas de tratamiento y supervivencia (el pronóstico). La detección precoz y el tratamiento adecuado son los pasos más importantes para luchar contra esta enfermedad y eliminarla, y puede ayudar a salvar las vidas de miles de niños cada año.

Al menos un 85% de los cánceres infantiles suelen presentar los siguientes síntomas:
  • Masa abdominal anormal o inflamación
  • Fiebre prolongada y sin causa aparente
  • Palidez, pérdida de energía y pérdida de peso rápida
  • Dolores de cabeza persistentes y sin causa aparente, a menudo con vómitos
  • Formación de hematomas con facilidad y sangrado sin causa aparente
  • Pérdida de equilibrio y cambio repentino en el comportamiento
  • Hinchazón de cabeza
  • Brillo blanco en los ojos

Fuente
http://www.geosalud.com/Cancerpacientes/cancerinfantil/general.htm

Cáncer Infantil en Países en Vias de Desarrollo

Con el 80% de los niños viviendo en países en desarrollo y un incremento en el número de casos de cáncer, el Tercer Mundo se convierte en la zona de mayor incidencia de cáncer infantil. Hoy en día el cáncer en los niños es altamente tratable sin embargo el 80% de los niños con cáncer mueren porque viven en países en vías de desarrollo donde el acceso a los recursos médicos es inadecuado.

El tratamiento del cáncer en la infancia es costoso y esta disponible sólo en algunos centros, los mismos que deben afrontar un excesivo número de pacientes y que cuentan con personal insuficiente -tanto médicos como enfermeras y paramédicos-. Se estima que el tratamiento para la leucemia linfoblástica aguda es de aproximadamente 80,000 euros en países nórdicos y en países en vías de desarrollo sólo el 5% de los pacientes pueden acceder a este tratamiento por medios propios.

A pesar de la baja proporción que representa el cáncer pediátrico en comparación con el cáncer total de un país, es muy importante ya que es responsable del mayor número de años de vida potencialmente perdidos además del compromiso emocional que provoca a los pequeños pacientes y a sus familiares.

Más de 250,000 niños tendrán cáncer en este año y cerca del 90% lo hará en países en vías de desarrollo.

El cáncer infantil en países en vías de desarrollo no puede ser evaluado de manera separada sin tener en cuenta el nivel de desarrollo y el estado de salud del país. El incremento cada vez mas rápido de la población, la pobreza, la escasa higiene, ausencia de educación y múltiples problemas de salud impiden una adecuada atención a los niños con cáncer en estos países.

La salud, especialmente la salud infantil tiene un nivel poco satisfactorio en los países en desarrollo. El estado de la oncología pediátrica esta directamente relacionado con el nivel de desarrollo del país. Las tasas de incidencia de cáncer y el registro de casos se correlacionan con el nivel socioeconómico. A nivel mundial 100 millones de casos nuevos son diagnosticados al año. Se espera que esta cifra se duplique en los próximos 20 años. Aproximadamente el 2% de todos los casos son pediátricos. Sin embargo el cáncer pediátrico constituye el 5.5% de todos los años-vida de todos los casos de cáncer. Desde este punto de vista el cáncer infantil es el cuarto cáncer más importante después del pulmonar, de mama, y de colon. El promedio de la incidencia de cáncer infantil es de 125 por millón. Más del 85% de los casos de cáncer infantil se presentan en países en desarrollo que utilizan menos de 5% de los recursos mundiales. Este porcentaje será más del 90% en las próximas 2 décadas debido al incremento de la población infantil en los países menos favorecidos.

Existe una marcada diferencia entre los países en vías de desarrollo y los industrializados en cuando a la probabilidad de muerte antes de los 5 años de vida. A pesar de los importantes avances en el tratamiento el cáncer permanecen como la segunda causa de muerte en niños en países industrializados. Siete de cada 10 muertes infantiles en países en desarrollo son atribuidos a 5 causes principales: neumonías, diarrea, sarampión, malaria y desnutrición. En países con un ingreso per. capita alto solo el 0,5% de todas la muertes por cáncer son en niños, mientras que en países con bajo ingreso per. capita llega a más de 4%. En las ultimas 3 décadas se ha observado una disminución dramática en la tasa de mortalidad por cáncer en niños en países desarrollados, mientras que en países en vías de desarrollo esto no se observa.